Historias de Caballos (2)

Razonable, del Foro de A Galopar:

“Busco siempre la figura del que cuenta historias, apoyado en la baranda que separa el paseíllo del paddock, del público que se agolpa alrededor para dar un último vistazo a los caballos.

Se sitúa siempre pegado a alguno de los milenarios chopos del recinto, posiblemente para evitar que uno de sus flancos lo ocupe cualquier persona que le pueda distraer. Seguro que alguna vez habrá pensado en lo bonito que sería que dos de esos chopos estuviesen tan cercanos que entre ambos solo cupiera él.

Solitario, tiene uno la sensación de que se esfuerza en aparentar cierta hosquedad no porque la lleve dentro, eso es evidente para cualquiera que haya leído cualquiera de sus historias, rebosantes de ternura, sino para asegurarse precisamente esa soledad que le permite concentrarse en su universo de historias por descubrir y quizás con suerte para nosotros, por contar.

Le busco siempre porque me conforta saber que está ahí y porque percibo que sigue alegrándose si me ve contento y preocupándose si me ve preocupado porque de alguna manera, no sé muy bien cómo, el que cuenta historias conoce la mía tan bien o incluso mejor de lo que yo mismo la conozco.

Y esa cercanía de quién no ha cruzado palabra conmigo tiene para mi un significado claro y nítido y pesa mas en mi cariño que ninguna otra circunstancia.

Como debe de ser”.

Anuncios