This gentleman (para The Best & Brightest).

This gentleman (para The Best & Brightest).

Todos decepcionamos tarde o temprano de alguna manera. Es inevitable hacerlo pues somos seres desfallecientes. Conviene saberlo. Fallamos y nos fallarán. Es otra ley de vida. Debiéramos ser columnas estoicas y somos juncos al viento, a veces secos. Todo nos afecta. Lo que esperamos de los demás y lo que los demás esperan de nosotros. A veces me digo que es una buena cualidad personal tener cierta manga ancha con las personas. Que va de suyo. Un requisito más para abordar los días.

Los políticos, hoy de resaca electoral, son otro estamento lleno de imperfecciones. Si son reflejo de la sociedad estamos bastante perdidos. Volverán a cambiar las leyes de educación a su conveniencia. Los planes de lectura. Las listas de libros a leer. Educar para ser libres. Para saber pensar y tener criterio. Sin embargo pareciera como si el Estado se involucrara más y más en nuestras vidas.

Estuve haciendo prácticas en un despacho de abogados hace mucho tiempo. Allí conocí probablemente a la persona más culta que he conocido nunca. De esos seres humanos que hacen que merezca la pena haber vivido solo por el hecho de haberlos conocido. Ocurre muy pocas veces. Charlábamos, y al final de los dos años tenía hecha una lista de libros y películas recomendados por él. Voy tachando títulos con el tiempo. Aquí va la de los libros:

  • Tiempo de silencio (Luis Martín Santos).
  • Episodios Nacionales (Galdós).
  • Dioses, tumbas y sabios (C. W. Ceram).
  • El dios de la lluvia llora sobre México (Lászlo Passuth).
  • El siglo de los cirujanos (Jürgen Thorwald).
  • Qué es filosofía (Ortega y Gasset).
  • Matadero cinco (Kurt Vonnegut).
  • El Satiricón (Petronio).
  • El tambor de hojalata (Günter Grass).
  • Los hermanos Karamazov (Dostoyevski)
  • Madame Bovary (Gustav Flaubert).
  • El Gatopardo (Lampedusa).
  • Las cosas (Georges Perec).
  • El mono desnudo (Desmond Morris)
  • El varón domado (Esther Vilar).
  • Coprógenas, páginas turbias (Anónimo).
  • El azar y la necesidad (Jacques Monod).
  • Vida y Hazañas de Alejandro de Macedonia (Pseudo Calístenes).
  • El Quijote.
  • La Biblia (Génesis, Éxodo y Eclesiastés).
  • Todo Emilio Salgari.
  • Todo Julio Verne.

En ocasiones actuar como un caballero sirve de ayuda. Unas palabras, alguna recomendación, transmitir el conocimiento. Hay profesores impagables. Hay lecturas impagables. Aprendamos, para empezar, a no decepcionarnos a nosotros mismos. No es mal comienzo.

Anuncios