Scritti Politti (para The Best & Brightest).

Scritti Politti (para The Best & Brigthest).

The first time baby that I came to you I’d do things that you want me to.

The second time baby that I came to you oh you found my love for you.

The third time baby that I came to you oh oh oh I knew.

The last time baby that I came to you oh how your flesh and blood became the word.

The word girl – Scritti Politti.

“The Tupamaros got a platinum card”. Así empieza “Boom! There she was”, la primera canción de “Provision”, el segundo de los dos mejores discos de Scritti Politti. El otro se llama “Cupid & Psyche 85”. Que mira tú ir a acordarte de una guerrilla urbana uruguaya, digo.

Llevo más de treinta años escuchándolos y no se agotan. Llegué a ellos por dos canciones: “Overnite” y Oh Patti”. Son dos baladas electrónicas que sonaban distintas, llenas de acordes raros.

Green Gartside, el líder de la banda, era un joven comunista que llenaba las letras de referencias filosóficas. Fue tildado (junto con Brian Eno) de “Cleverest Man in Pop”. David Gamson se hartaba de programar secuenciadores. Son dos discos extraordinariamente producidos, con muchas horas de trabajo. Y se nota. Parece mentira que hayan sido compuestos al final de los ochenta, aunque es innegable, por el sonido, que corresponden a esa época.

Green, el cantante, ha llegado a aborrecer su voz de falsete. Pero la crítica los respaldó, no así el público general. Siempre he pensado que están injustamente valorados. Se escuchan poco. Probablemente sean de difícil clasificación. Pop electrónico bailable, pero no.

Las dos portadas de los vinilos son emblemáticas, aunque la contraportada del “Cupid & Psyche 85” es para ingresarlos en el frenopático más cercano, directamente.

En la canción “Perfect Way”, quizá su mayor éxito, la letra, al igual que la Marcha Triunfal de Rubén Darío, va creando su propio ritmo: “I took a backseat a backhander I took her back to her room”.

Os dejo con ella.

Anuncios