Chocarse con tus héroes (para The Best & Brightest).

Recuerdo a mi madre corriendo con los ojos desorbitados, los brazos extendidos, buscando niños con las manos, gritando: “¡caballo escapado, caballo escapado!”, y yo observándola atónito (claro) porque lo que el megáfono del Hipódromo de La Zarzuela acababa de anunciar era: “¡Atención, atención, caballos al paddock, caballos al paddock!”. Cómo nos hemos reído los hermanos […]